Humboldt State University

Centro de Investigación de Energía Schatz

Información Sobre el Centro de Investigaciones de Energía Schatz

Cómo Comenzó

El Centro de Investigación de Energía Schatz (sigla en inglés: SERC) se estableció en 1989, gracias a una generosa donación del Dr. Louis W. Schatz, presidente de la empresa General Plastics Manufacturing Company, de Tacoma, Washington, E.U.A. Cuando estableció el proyecto, el Dr. Schatz escribió: "Yo confío en que el esfuerzo de este trabajo de investigación sea exitoso, y espero que eventualmente pueda resolver muchos de los problemas actuales de energía y contaminación que existen en el mundo."

Nuestra Misión

Nosotros, los estadounidenses, estamos acostumbrados a usar energía abundante y a bajo precio. En comparación con los otros artículos de consumo en nuestra vida diaria — por ejemplo, un kilovatio-hora de electricidad cuesta casi igual que una barra de chicle — la electricidad o gas natural que compramos es una ganga. En términos reales, la gasolina es ahora casi tan barata como antes. Gracias a estas condiciones, nos hemos descuidado en el consumo de nuestra energía sin preocuparnos por el futuro.

El aire urbano contaminado, los bosques muriendo a causa de las lluvias ácidas, y la dependencia del petróleo importado de países políticamente inestables son sólo algunas de las muchas consecuencias de nuestras políticas y decisiones acerca de la energía. ¿Hay otra alternativa mejor?

Aquí en el SERC, sabemos que sí la hay. Así como nuestros antepasados cambiaron sus métodos para obtener alimentos, nosotros tenemos que cambiar nuestro método para obtener energía, evolucionando desde “los cazadores de energía” que somos a los “agricultores de energía” que debemos ser. Esto significa cambiar el uso del petróleo por los recursos de energía renovables, o sea, la energía solar, eólica e hidroeléctrica. También significa desarrollar la tecnología para utilizar estos recursos de manera que la energía renovable llegue a ser confiable y económica. Esa es nuestra misión.

Los recursos de energía que escogemos tienen un impacto enorme en nuestras vidas. La calidad del aire, agua y suelo, y por lo tanto, de nuestra salud, dependen de nuestras decisiones sobre la energía. Cuando escojemos nuestro camino energético, estamos afectando directamente nuestro futuro y el de las generaciones venideras.

Todos tenemos los mismos sueños: un medio ambiente sano y seguro, la independencia política, la seguridad económica, y un mundo mejor para nuestros hijos. La energía limpia y segura nos ayudará a convertir nuestros sueños en realidad.